Reparación a personas trans víctimas de la dictadura en Santa Fe

En el marco de la semana de los DDHH el Estado Provincial reconoció a Noly Trujillo Y Marina Quinteros por haber sido afectadas en sus derechos durante el último gobierno de facto

La ceremonia se realizó en el Salón Blanco de Casa de Gobierno y contó con la presencia del Subsecretario de DDHH Publio Molina; el Subsecretario de Políticas de Diversidad, Esteban Paulón; Ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías; Ministro de Desarrollo Social, Jorge Álvarez, otras autoridades, militantes del colectivo LGTTBIQ, familiares y amigxs 
En la Provincia ya son 15 las personas trans que recibieron este reconocimiento económico y de seguridad social.
Es importante señalar que estas son políticas que lleva adelante la provincia para la inclusión efectiva de las personas LGTTBIQ en todos los ámbitos de nuestra comunidad
A la vez, cabe mencionar que hay diez personas más realizando los trámites para acceder al beneficio.
En lo que respecta a la ciudad de Santa fe el resarcimiento que implica la inclusión en la Ley Provincial de Reparación Histórica lo recibieron las militantes Noelia Trujillo y Marina Quintero 
El acto dio comienzo con unas palabras del Subsecretario de DDHH quien puso en contexto de los ’70 la difícil vida de les disidentes sexuales  hablando del hostigamiento que sistemáticamente perpetraba el terrorismo de estado sobre estos colectivos
Marina y “La Noly” como la conocemos son dos históricas militantes, las primeras en abrir el camino en un medio político y social adverso y que no dudaba en castigar con cárcel a quien rompiera el estereotipo castrense de género 


Salón blanco, Casa de Gobierno de la Provincia de Santa Fe
CLICK EN LA IMAGEN PARA GALERÍA DE FOTOS

Quien escucha sus testimonios no puede evitar estremecerse. Cuenta Noly que vivían una persecusión constante “Nosotras por culpa del código de faltas estábamos castigadas, éramos un delito contravencional …
íbamos presas tan solo por ir a comprar cigarrillos. Mientras que a otros por robo les hacían un habeas corpus y salían, nosotras no. Había un empecinamiento en llevarnos 
Se notaba que había una política de persecución, de querer sacarnos de las calles 
En aquel entonces podía llevarte cualquiera, podía agarrarte moralidad, te llevaba a la jefatura donde te identificaban.
Después te bajaban a la alcaidía y a la mañana temprano nos llevaban esposadas a Tribunales. Una vez ahí, el juez dictaminaba los días de prisión y te trasladaban a la comisaría donde te tocaba cumplirlos 
– En la alcaidía dónde las ponían ?
– Había como unas celditas individuales y después estaban los pabellones con los presos comunes. Es más, a Tribunales nos trasladaban con los presos comunes aún siendo menores  
– Cada cuánto las llevaban ?
– Cuando te agarraban 
Nosotras teníamos una vida a oscuras. Andábamos por calles internas, por vías … era correr, meterte debajo de un auto, tirarte en un zanjón con tal de no caer presa porque sabías que esos días encerrada, eran días perdidos de tu vida 

“y todo por tener una identidad de género” – Noly Trujillo

Post Author: femininja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *