Y ROCÍO FINALMENTE SALIÓ DE DETRÁS DE LAS REJAS

Compartir

Morigeración de la prisión para la joven que había ido por ayuda al hospital Cullen luego de un parto hogareño y terminó presa

Recordemos, se trata del caso de la mujer que había vivido una situación de parto en soledad, precario, sin asistencia, traumático y en el que muere su hija recién nacida.
Los hechos sucedieron en la madrugada del 8 de febrero en una quinta de Desvío Arijón. Allí, Rocío estaba pasando el fin de semana junto a su familia y otras amistades cuando de súbito se desencadenó el parto. Sus gritos despertaron a la madre quien fue la primera que corrió en su auxilio. La encontró ensangrentada y en estado de shock en medio del patio. Nadie imaginaba que ella había parido pues había ocultado el embarazo
De inmediato fue trasladada por su padre y su madre hasta la ciudad de Santa fe, llegaron a la guardia ginecológica del Cullen llevando consigo a la recién nacida muerta para solicitar ayuda médica.
Sin embargo el Estado no puedo resolverlo dentro de la dimensión sanitaria con perspectiva de género y le respondió con una causa penal.
Para quienes no lo conocen, el área de ginecología del Cullen es un reconocido bastión de la salud antiderechos ocupado por profesionales provida y dirigido por el dr Pablo Poletti. El mismo que en un primer momento no dudó en incriminarla mediáticamente diciendo: “no nos podemos guiar por la palabra de quien trae un feto muerto” negándole a la mujer el principio de inocencia
El caso tomó ribetes nacionales, en todos los medios misóginos y criminalizadores del país se habló de “la mujer que mató a golpes a su bebé recién parida y lo llevó al hospital en una caja de zapatos”
El 13 de febrero Rocío fue imputada por la autoría de del delito de homicidio doloso calificado por el vínculo (por tratarse de un ascendiente)
Dos días después el juez Dr. Jorge Pegassano dictó 45 días de prisión preventiva atendiendo al pedido de lxs funcionarios de MPA



A veces, el derecho a guardar silencio se vuelve en contra


Desde un primer momento del proceso judicial Rocío no habló. Aconsejada por el defensor oficial, ella no contó su historia. Todo se desarrolló a merced de este gran bache informativo que redundó en su contra.
Al día siguiente de la audiencia de prisión preventiva asumen la defensa la dra Carolina Walker y el dr Martín Risso Patrón. A su vez el equipo del Área Mujer y Diversidad Sexual de la Municipalidad había tomado intervención en el caso con el acompañamiento de la psicóloga Eugenia Rico mientras también actuaba interdisciplinariamente la Subsecretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia
En adelante el equipo de abogados representantes de Rocío se abocó a conseguir la prisión domiciliaria, reuniéndose con lxs fiscales: Roxana Marcolín y Marcelo Nessier acordaron solicitar en conjunto una “revisión” de la cautelar presentando la documentación necesaria que avala el pedido y destacando la importancia de no “revictimizar” a quienes ya han sido vulneradxs
En tanto que desde el Área Mujer y la Subsecretaría de la Niñez se confeccionan informes que acompañan y dan legitimidad al planteo
En virtud de las actuaciones hasta aquí mencionadas fue que el juez Dr. Eduardo Pocoví sustituyó la prisión que Rocío venía cumpliendo de forma legítima por la prisión domiciliaria

Para conocer en profundidad las razones del cambio de postura de la fiscalía nos entrevistamos con la fiscal Dra Roxana Marcolín quien aseguró que
“desde un primer momento, en este caso, la fiscalía se sostuvo en la perspectiva de género mediante acciones concretas de lxs fiscales.”
Para comenzar se envió un psicólogo de la PDI a los fines de establecer el estado de la imputada. En esta primer medida muy preliminar no se encontró ningún elemento que indique una posible inimputabilidad o imputabilidad atenuada
Luego se continuaron con las investigaciones en el lugar del hecho pero sin proceder a la detención hasta que la imputada recibió el alta médica.
Después, cuando se realizó la audiencia imputativa se le solicita al juez que ordene la intervención inmediata del Equipo Médico Forense para que se realice un informe a los fines de determinar si había alguna anomalía en el estado psicológico de la imputada. En caso de que ello ocurriera, la fiscalía informó expresamente que desistiría del pedido de prisión preventiva.
Este pedido fue rechazado por la defensa quien se opuso terminantemente  y la fiscalía se allanó debido a que desconocía cuál era su estrategia
Dos días después, se realizó la audiencia cautelar. Allí la defensa solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria a lo que la fiscalía se opuso porque se ofreció el domicilio de los padres de la imputada y desde una perspectiva de género era devolverla al mismo contexto del que venía, lo cual sería contraproducente en caso de existir alguna violencia de género. Además de que tanto su padre como su madre son testigos en la causa
El lunes siguiente, la fiscalía gestiona con el Ministerio de Salud y consigue, gracias a la dra Paula Raviolo, que se arme un equipo interdisciplinario compuesto por una asistente social, una psicóloga y una psiquiatra.
La conformación de este grupo de profesionales se hizo exclusivamente para atender a Rocío y fue comunicado a la Jueza Dra Sandra Valenti quien pidió que se lo transmitamos al defensor. Así que durante esa misma jornada se lo informamos al dr Sebastián Moleón
Además también le dijimos que proponga un nuevo domicilio para la prisión domiciliaria

“Ese mismo día, a las 21 hs, me llaman de Oficina de Gestión Judicial para informarnos que el Dr. Moleón había declinado la oferta de que su defendida sea asistida por el equipo que había armado con el Ministerio de Salud”

Razón por la cual la Jueza Sandra Valenti, convocó a audiencia, ya que ella quería escuchar a la propia imputada rechazar ese ofrecimiento

Por su parte, el dr Moleón había gestionado una psicóloga para que la visite quien a su vez también había recomendado que Rocío fuera asistida por una psiquiatra. Oportunidad que se perdió por el rechazo al equipo interdisciplinario.
Al día siguiente se realiza la audiencia donde los enteramos de que pese a que el traslado de Rocío a la Unidad Cuatro ya estaba listo, ella seguía en el Tránsito y que además como una de las internas la había insultado, como medida de protección, el Dr Moleón había solicitado un Hábeas Corpus correctivo pidiendo que Rocío sea alojada en una celda de castigo, vulgarmente conocida con el nombre de “buzón”

“Desde la fiscalía, me tomé el atrevimiento de solicitar la palabra (ya que no era un tema que los fiscales “opinamos”)

y me dirigí a la Juez para manifestar que yo había trabajado en la Unidad 4 y que las condiciones eran mucho mejores que en el tránsito”


El día miércoles se presentaron lxs drxs Walker y Risso Patrón ofreciendo otro domicilio para la prisión domiciliaria. Razón por la cual ese mismo día se iniciaron diversos oficios
La Subsecretaría de niñez, que contestó el viernes un extenso oficio sobre los beneficios de que el hijo de Rocío esté junto a su madre

El primer nivel de intervención en niñez en San Carlos, SAMCO, e informe ambiental

Una vez que tuvimos esa documentación, hicimos un escrito en forma conjunta con la defensa solicitando la morigeración de la prisión en prisión domiciliaria


Finalmente y antes de cerrar esta nota queremos destacar el lugar preponderante que tuvieron las mujeres organizadas acompañando el caso y reclamándole al Estado por los derechos de Rocío vulnerados

Sumáte a otros 2.841 suscriptores

Genérica es posible gracias al aporte de nuestrxs lectorxs. Su contribución nos permite hacer periodismo con perspectiva de género, inclusivo, con lenguaje no sexista y dentro del marco de los DDHH.
El sueño de la comunicación social ejercida como una herramienta de lucha política contra las violencias hacia las mujeres e identidades disidentes es posible
Vos también podés ser parte
Colaborá AQUÍ

Post Author: femininja

Dejá una respuesta