“Tengo miedo de aparecer en una bolsa de consorcio”

Compartir

cuatro años de asedios, la obsesión de un violento denunciado y la justicia sin acción

Hace cuatro años recibe amenazas constantes de un sujeto que la considera suya. Hizo varias denuncias pero la justicia no dictó ninguna medida de protección.

También te puede interesar:

Sus días transcurren con miedo y también sus noches. Algunas veces recibe audios otras fotos. Sus familiares debieron cambiar sus nombres en las redes para evitar recibir amenazas.
Tiene miedo de quedarse sola en su casa pero también de salir. Vive asediada por un vecino violento que no le pierde pisada.
Vamos a llamarla “Ana” para proteger su identidad.
Todo comenzó en 2015. Por aquel entonces el acosador comenzó a esperarla escondido en un zanjón y se le aparecía de golpe cuando ella volvía de estudiar.
Por las noches, solía quedarse parado en la vereda de su casa fumando en medio de la oscuridad.
Preocupada por la situación, Ana hizo la denuncia y su tía salió como testigo de los hechos en la Comisaría de la Mujer y en la Comisaría 1ra. de Cañuelas.
Estas denuncias quedaron en la nada y el acoso continuó.
En un momento el hombre le quiso pegar. Entonces Ana habló con el hermano del hostigador, el hombre intervino y las cosas se calmaron por un tiempo.
Después el violento volvió
Cuenta Ana: “Yo vivo sola en un terreno al lado de mi hermano. La vecina de mi casa me cuenta que todas las noches, hasta hoy, esta persona se sienta en un tronco a mirar mi casa… Los vecinos ya me advirtieron que tenga cuidado. Tengo una moto y muchas veces aparece tirada en el piso porque esta persona pasa y me la empuja.
Ha amenazado a mis hermanos, a mis sobrinitos. 
Se ha aparecido en casa de mis familiares exhibiendo un cuchillo ante criaturas, habla de que tiene un arma…”


Con respecto al hostigador se sabe que tiene alrededor de 24 años, no estudia, ni trabaja y no tiene un grupo familiar que lo contenga y estaría en tratamiento con un psiquiatra del Hospital Marzetti.


Como es de imaginar, Ana no se anima a quedarse sola, tiene terror de que se le aparezca
“Él Sabe dónde me estoy quedando y en cualquier lugar al que voy, se me aparece. Tengo mucho miedo.
Pasaron cuatro años y esta obsesión se agrava. 
Si  no me ayudan, voy a terminar en una bolsa de consorcio o herida…Y no quiero terminar así”.
“Moví cielo y tierra. Fui al Juzgado, fui a las fiscalías, le mandé una carta a la fiscal Norma Pippo, pero no logro que me escuchen.
En la Comisaría de la Mujer se me matan de risa. 
No puedo vivir escondiéndome como una rata de un enfermo mental que nos amenaza de muerte a mí, a mis sobrinitos, a mi familia…. Nunca me dictaron la perimetral en cuatro años, habiendo un montón de testigos y audios explícitos con amenazas de muerte.

Todos los indicios prueban que no está bien. ¿Qué más quieren? ¿Que yo aparezca muerta en un zanjón? ¿Ahí sí van a decir que yo estaba exagerando?”.

Fuente: Info Cañuelas

Sumáte a otros 2.821 suscriptores

Genérica es posible gracias al aporte de nuestrxs lectorxs. Su contribución nos permite hacer periodismo con perspectiva de género, inclusivo, con lenguaje no sexista y dentro del marco de los DDHH.
El sueño de la comunicación social ejercida como una herramienta de lucha política contra las violencias hacia las mujeres e identidades disidentes es posible
Vos también podés ser parte
Colaborá AQUÍ

Post Author: femininja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *