Tucumán, tierra de transodio

  • 103
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  

Somos periodismo autogetivo

Si querés ayudarnos a seguir comunicando con perspectiva de género


En los últimos días se conoció el caso de violencia de género perpetrado por una agente municipal sobre una remisera trans. El hecho corrió como reguero de pólvora y provocó una ola de manifestaciones de solidaridad en las redes sociales.
Para adentrarnos en este contexto cultural e indagar sobre las violencias sistemáticas con las que tienen que lidiar a diario la población travesti y trans de Tucumán nos pusimos en contacto con la Asociación de Travestis, Transexuales, Transgenero de Argentina ATTTA filial local.
Desde allí hablamos con unx de sus referentxs, Emma, quien nos puso en “autos” sobre lo que acontece en esa provincia fundante de la región del NOA. Lo sigueinte nos dijo:
“Tucumán tiene la característica de ser una provincia con particularidades históricas diferentes a todas las demás provincias. Aquí se inició el operativo “independencia”. Estuvo militarizada y durante todo ese proceso hubo un Estado imponiendo de forma autoritaria ideales de familia, de cultura y por supuesto que tiene que ver con la cis heterosexualidad como lo normal.
De esta forma es que los estereotipos referidos a la familia y a la sexualidad tienen una profunda carga moral y religiosa heredadas de la época del terrorismo de Estado.
Esta es una provincia que se caracterizó por ser antiderechos, que siempre se opuso al avance legislativo de derechos.
Por ejemplo, Tucumán NO adhiere a la Ley de Derechos Sexuales y Reproductivos, tampoco adhiere a la Ley de Educació Sexual Integral (ESI) Tuvo mucha resistencia para adherirse a la Ley Micaela. La Ley de Identidad de Género no se aplica plenamente, no se respetan las autopercepciones de género de las personas.
Sin ir más lejos podemos recordar que hace un año aquí se le negaba el acceso a la interrupción legal del embarazo a Lucía y hay muchos otros casos emblemáticos de violaciónes de DDHH como fueron los casos de “Celeste”, el transfemicidio de Cynthia Moreyra, Ayelén Gómez, Lourdes Reinoso, Gala Perea. Los crímenes por razones de género de Maria Verón, de Paulina Lebbos y la lista sigue… parece que la sociedad tucumana es retrospectiva en estos temas pero hay una fuerte resistencia poe parte nuestra a esta naruralización de las violaciones a los DDHH sobre todo de las mujeres y de las personas LGBTI+



En las vivencias cotidianas son diferentes violencias las que vivimos. Creo que Tucumán ha sido eco de diferentes actos discriminatorios sobre todo este último año donde hubo una situación de una “violación correctiva” Aquí la policía que no quiere tomar las denuncias cuando queremos denunciar estos hechos y ellxs también ejercen violencias sobre nuestras identidades, hay un ensañamiento con las personas trans, muchas de ellas han sido golpeadas, han sido abusadas por lxs mismxs policías en procedimientos de detención.
Por otro lado las instituciones educativas son expulsivas del colectivo travesti – trans. Sin ir mas lejos, la universidad no adhiere a la Ley de identidad de género, solamente lo hizo la facultad de filosofía y letras.

Con respecto al sistema de salud, si bien hay médicxs comprometidxs que son quienes acompañan en el proceso de transición, creemos que el acceso a la salud no solo tiene que ver con la hormonización sino que también significa que se nos trate de forma digna en cualquier consultorio y por cualquier tipo de consulta tanto en los hospitales o en los centros de atención primaria de la salud.
Los insultos, las paradas, los golpes, todo ese tipo de situaciones vivimos cotidianamente .
Aquí todo el tiempo somos las organizaciones de la sociedad civil las que brindamos el apoyo y las contenciones ya que el Estado no tiene ninguna oficina que nos pueda contener.
Más allá del INADI que pertenece a Nación, el Estado provincial no tiene ninguna política referida a diversidad de género que nos pueda contener. No hay una defensoría LGBT, no hay un refugio, no hay consultorios inclusivos. No tenemos nada de eso, nos siguen excluyendo.

Aquí en Tucumán, hace varios años atrás se creó el Ctrans (centro educativo trans de puertas abiertas) para que lxs compañerxs trans puedan terminar sus estudios allí teniendo en cuenta que la mayoría de la población no ha podido estudiar y entendiendo que el derecho al estudio es un derecho humano fundamental para todxs las personas.”

A pesar de las marchas, de los reclamos, de los marcos legales que deberían resguardar los derechos de la población trans, los hechos de discriminación y la violancia institucional siguen ocurriendo a diario en Tucumán.
Uno de los últimos casos tuvo lugar el 2 de junio cuando el hospital del Carmen se negó a atender a una mujer transgénero que había sufrido un intento de suicido. No solo fue la espera sino que ni siquiera le permitieron bajar de la ambulancia, un personal masculino la acosó y la trataron como varón. Luego la derivaron al hospital Obarrio dedicado a la atención médica de hombres y desde allí la devuelvieron al Hospital del Carmen.
Ella se llama Celeste y no obtuvo la atención psiquiátrica que necesitaba, ni un trato humanizado tan indispensable para una persona que se encuentra en estado de vulnerabilidad social y mental. En su lugar, el sistema de salud provincial le respondió discriminándola por su condición de género poniendo en peligro su derecho a la vida.

Violeta: la gota que derramó el vaso
Ella es una mujer trans que vive en Monteros, tenía un gimnasio que debió cerrar a consecuencia de la cuarentena y como no es de quedarse de brazos cruzados, se compró un auto para trabajar de remisera.
El viernes, mientras trasladaba un pasaje, Violeta fue detenida en un control por una agente de tránsito que pese constatar en la documentación su nombre rectificado en femenino, la trató todo el tiempo como a un varón.
Violeta no quería problemas pero la agente se burló y la humilló por su identidad y su expresión de género.
Lxs invitamos a escuchar su relato en primera persona

El hecho circuló en las redes sociales y la Asociación de Travestis, Transexuales, Transgénero de Argentina difundió un comunicado de repudio que fue acompañado por una larga lista de organizaciones.
La Agente de Tránsito de la Municipalidad de monteros terminó denunciada ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) y separada momentáneamente de su cargo.

Hoy la denuncia sigue su curso en el INADI. Las identidades trans se están abriendo camino en la conservadora y retrógrada Tucumán

  • 104
    Shares

Post Author: femininja

Dejá una respuesta